Todo lo que debes saber sobre los tapacubos

Los tapacubos son piezas fabricadas en materiales plásticos o metálicos, y tienen un diseño que permiten encajarlos en las llantas de nuestro vehículo. Por lo general, un tapacubo está especialmente pensado para la parte estética de tu coche, y si conduces sin ellos no afectará en absoluto la seguridad de tu coche.

Sin embargo, debes tener en cuenta que es más fácil cambiarlos, que cambiar las llantas, y puedes encontrar una gran variedad de diseños. Para comprar los mejores debes visitar el taller mecánico de Aurgi, porque allí encontrarás las mejores opciones, pero si quieres conocer más te aconsejo que sigas leyendo.

Ventajas de los tapacubos

Los tapacubos tienen múltiples ventajas a tener en consideración, dentro de las cuales nos encontramos con las siguientes:

  • Ayudan a evitar que la suciedad de las vías se dirija al interior de la llanta y la zona del eje, esto cubriendo los agujeros de la llanta sin afectar la ventilación.
  • Protege a la llanta contra los golpes y los roces que se producen en especial durante el aparcamiento. Estos se llevarán esos pequeños golpes, aunque si los golpes son muy fuertes estos podrían incluso romperse.
  • Ayudan a prevenir la aparición de óxido dentro de la zona de la llanta, debido a la protección que le brinda. De esta forma se pueden evitar inconvenientes.

Como puedes ver, estos elementos aportarán un buen nivel de seguridad en tu vehículo, y ayudarán a prolongar la vida útil de los diferentes elementos del vehículo. De esta forma, podrás conseguir el máximo rendimiento en tu vehículo.

¿Es obligatorio llevar tapacubos en tu coche?

En caso de que no quieras llevar tapacubos en tu vehículo, debes saber que esto no es obligatorio según la ley. Si no los llevas instalados, tu vehículo no será rechazado en la ITV, y no te supondrá una multa en caso de que te paren en cualquier control, puesto que no suponen ningún tipo de problema legal.

Muchos de los coches de alquiler no vienen con tapacubos a fin de ahorrar en costes que tengan que ver con su mantenimiento. En todo caso, todo dependerá de tu elección, y siempre debes asegurarte de que el modelo que escojas sea completamente seguro.

Debes asegurarte de que se fije bien a tu vehículo, que no estén deteriorados, y que no tengan ningún tipo de defectos que puedan suponer riesgos para los conductores. Si están en mal estado si podrías tener problemas con la ITV.