¿Hubo algún tipo de negligencia médica en el tratamiento del coronavirus?

abogados negligencias medicas

Seguramente a partir de ahora los abogados negligencias medicas tengan mucho trabajo gracias al archifamoso coronavirus. La locura a la que han estado sometidos los sanitarios ha dejado tras de sí muchas victorias pero alguna que otra  amarga anécdota.

En este caso deberemos separar bien la negligencia médica cometida y la responsabilidad  que le tendremos que exigir al anormal funcionamiento de la administración.

El principal problema: la falta de medios

Va a ser triste ver como se intenta esclarecer en los juzgados si fue antes la gallina o el huevo. Serán los familiares los que subrayen que el hospital no atendió a sus familiares en unas condiciones apropiadas y que eso provocó las negligencias medicas.

Mientras que el personal médico se defenderá alegando que se defendió como pudo y con los medios que pudo, ya que el responsable de que faltasen medios fue el gobierno español. 

Mucho hemos oído hablar en los medios de comunicación acerca de la respuesta tardía de este. Parece ser que el gobierno Chino ya había avisado a sus “vecinos” en enero de que empezasen a emprender medidas.

Sumemosle que en Italia estaban procediendo al cierre de fronteras mientras que en España todavía ni se hacían los controles de temperatura necesarios para, al menos, detectar parte de los infectados.

Parece ser que nuestro gobierno reaccionó a destiempo, por alguna razón que no atisbamos a explicarnos pensaron que el virus quizás no se contagiaba tan rápidamente o que no era tan letal como apuntaban nuestros vecinos (y sus cifras).

Si se consiguiese demostrar que el Gobierno fue el que reaccionó tarde y mal, tanto los familiares de los fallecidos como los de los afectados deberían replantearse interponer directamente una demanda contra el Estado por funcionamiento anormal.

No deberían temer este tipo de acciones, ya que hay precedentes de demandas contra el Estado que han salido adelante.

Sea como fuese el debate lo tendremos servido en los siguientes meses. Seguramente no hayamos visto un debate igual y que asentará las futuras bases de cómo se debe reaccionar ante una emergencia global.

¿Por dónde empezar?

Sabemos que el resultado final son los miles de afectados, pero el principio de todo este debacle no está claro. ¿Fue el Estado el que no supo controlar la situación ya que no disponía de medios y como diríamos en nuestro país “le pilló el toro”?, ¿hasta qué punto un médico comete una negligencia si hace todo lo que puede pero sin los medios necesarios?.

Si en algo coincidimos todos es que esta crisis no ha ido a más y no nos ha dado una cifra  mucho mayor de víctimas gracias a que tenemos auténticos héroes en nuestro sistema sanitario.

Médicos, enfermeros, personal de ambulancias… con los medios contados, el hospital colapsado y arriesgando su propia vida, ¿hasta qué punto es negligente?

Un futuro incierto

Tendremos que apoyarnos en los futuros informes que hagan acerca delo que el Estado tenía la obligación de hacer y lo que hizo en realidad, y cómo esta diferencia afectó al funcionamiento de los sanitarios.

Decidir si se trató de un riesgo imprevisible (en el que hiciésemos lo que hiciéramos tendríamos las mismas consecuencias), si pudieron hacer para averiguar más y si las medidas se tomaron tarde para paliar la situación.

A día de hoy, mirando hacia atrás es fácil decidir que se hizo tarde y mal, pero para que exista responsabilidad debe medirse desde el momento  en que pudo ser cognoscible por parte del Estado  la situación hospitalaria que se iba a producir. 

¿Era suficiente verlo que pasaba en China para atajar de raíz? Tenemos en cuenta que vivimos algo parecido con el SARS y no tuvo ni de lejos las mismas consecuencias.

A partir de ahí podríamos empezar a preguntarnos si “poner parches” y que médicos de otras especialidades tuviesen que tratar a los  enfermos de coronavirus, si la presión a la que estaban sometidos es un claro factor de futuros fallos (no dormir, turnos de doce horas, inseguridad, compañeros fallecidos…).

Si lo que no faltaba eran respiradores pero sí médicos que supiesen usarlos, si era correcto administrar tal o cual medicina cuando ellos mismos iban a ciegas porque no había ningún estudio anterior…

Sin duda el COVID-19 será un precedente claro en los bufetes de abogados especialistas en negligencias medicas, en los hospitales, en la sociedad y en la forma en la que veamos el mundo.